Tengo una startup tecnológica ¿Ahora qué?

Uno de los pasos más difíciles en la vida de un emprendedor es el momento de dar el salto al vacío y apostar por su idea. Dejar atrás su vida de “seguridad” y apostar por hacer crecer un proyecto desde cero, arriesgando su proyección profesional, su calidad de vida e incluso sus ahorros personales.

Una vez superado con éxito este primer paso se abren ante el emprendedor una serie de decisiones que tendrán una importancia vital en el éxito o fracaso de su startup. La primera de ellas será la selección de un equipo complementario y con la experiencia suficiente para llevar el proyecto hasta la cima, el conocido Equipo A.

Este Equipo A tendrá que ser capaz de crear un proyecto desde cero, validar la idea de negocio y, una vez validada, hacer crecer la misma en un mercado muy competitivo.

La importancia del Pacto de Socios

La relación de este Equipo A tendrá que regularse en un Pacto de Socios que establezca las reglas del juego iniciales para todos los socios emprendedores. En este documento se regularán desde las aportaciones dinerarias o no dinerarias de los socios (web, app, diseños, marcas, etc.) hasta la dedicación de cada uno de los socios y sus funciones, los hitos de cada uno de ellos, el sistema de toma de decisiones dentro de la compañía, la permanencia obligatoria de todos los socios durante un período de tiempo determinado, la no competencia y confidencialidad, las penalizaciones en caso de incumplimiento y el sistema de resolución de conflictos, así como la posible entrada de inversores en la compañía.

Una vez establecidas las reglas del juego y con todos los socios conformes con las mismas, será el momento de crear una Sociedad Limitada, depositar el capital mínimo (3.000 Euros) y poder dar de alta la actividad de la compañía. Mediante la creación de la sociedad diferenciamos claramente la figura personal como socios de la figura de la sociedad como entidad jurídica diferenciada con personalidad propia y con unos recursos propios, que será la titular de todos los derechos de propiedad intelectual e industrial del proyecto y nos permitirá en el futuro recibir la entrada de nuevos socios (tanto socios profesionales como inversores).

Es importante señalar que en el momento de lanzar el producto al mercado, ya sea a través de una plataforma web o bien a través de una aplicación móvil, será necesario cumplir con una serie de requisitos legales en materia de protección de datos y comercio electrónico.

Documentos adaptados al servicio que ofrece la startup

Es importante detenerse en este punto y hacer las cosas bien ya que las sanciones por infracciones en estos campos suelen ser muy comunes y elevadas. Como mínimo la plataforma deberá de contener el correspondiente aviso legal, la política de privacidad, las condiciones de uso y contratación de la plataforma, así como la política de cookies de la misma. Todos estos documentos deberán de estar correctamente adaptados al tipo de servicio que realiza la startup y el uso que realizará de los datos de carácter personal recogidos a través de la plataforma (claramente no recomendamos el usual copy&paste de los textos legales de otras páginas webs).

Mención especial merece también el registro de la marca de la compañía para proteger el uso de la misma por parte de terceros y evitar casos de cybersquatting o de uso fraudulento de la misma. En un primer momento no recomendamos el registro indiscriminado de la marca en todos los países del mundo, sino un registro prudente en base a las posibilidades y necesidades de la startup, quizá empezando por el registro de la marca a nivel nacional para posteriormente registrarla a nivel comunitario o en un país de vital importancia para la compañía.

Incubadoras & aceleradoras

Una opción cada vez más común para las startups en fase seed es la entrada en una incubadora o aceleradora. Esta entrada permite a la startups acelerar durante un período de tiempo (dependiendo de la duración del programa) su proyecto contando con mentores de gran nivel y una red de contactos más que interesante. En España algunas de las incubadoras y aceleradoras más activas son Conector, Wayra, Lanzadera, Seedrocket, itnig, GameBcn, Incubio, Plug&Play, etc.

La elección de la incubadora/aceleradora más acorde a tu startup es una decisión difícil y dependerá de lo que quieras obtener de ellos, ya que no todos ofrecen lo mismo. Algunas de ellas ofrecen espacio gratuito, otras mentores/advisors de gran nivel, otras una pequeña financiación, otras están especializadas en un sector concreto etc.

Una vez el proyecto se vaya consolidando y se vayan validando todas las ideas inicialmente propuestas será el momento de ir creando un equipo de calidad que pueda llevar a la startup al siguiente nivel. Y casi más difícil que el proceso de selección de los perfiles clave será la retención del talento dentro de la startup. Algunos de los sistemas que se utilizan actualmente para retener el talento son las stock options y las phantom shares. La finalidad de estos mecanismos es la motivación de los empleados clave así como su fidelización dentro de la startup. Estos mecanismos también suelen utilizarse con las figuras de los mentores o advisors, no obstante, en estos casos es importante tener claro que se espera de estos y que funciones tendrán dentro de la compañía.

La ronda de inversión

Por último, pero no menos importante, tendremos que decidir si damos entrada en nuestra startup a inversores o bien tenemos un proyecto autofinanciable. En el caso de dar entrada a inversores, tendremos que elegir bien qué tipo de inversor queremos en nuestra compañía, las condiciones que se exigirán en la ronda de inversión por parte de los inversores y la valoración pre-money que se fijará de la startup.

Todos los aspectos relacionados con la ronda de inversión son negociables:  desde la cantidad a invertir, hasta las condiciones del acuerdo de inversión (mayorías reforzadas, derecho de veto, sistema de administración, manifestaciones y garantías, liquidation preference, etc.), la valoración pre-money, etc. Por tanto, os recomendamos encarecidamente que reflexionéis sobre todos los puntos y no dejéis llevar por vuestras primeras emociones en estas etapas.