reduccion de capital

Qué es y por qué hacer una reducción de capital

Del mismo modo que te hemos explicado qué es y cómo hacer una ampliación de capital, vamos a contarte qué es y por qué motivos se realiza una reducción del capital social, uno de los cambios más importantes que pueden aplicarse a los estatutos de una sociedad.

A continuación, te explicamos qué es y cuáles son las modalidades de la reducción de capital de una sociedad.

¿Qué es la reducción de capital?

Una reducción de capital consiste en una modificación estatutaria para disminuir los fondos propios de una empresa que sólo puede llevarse a cabo con un previo acuerdo de la junta general.

La reducción de capital suele tener como objetivo devolver el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la empresa debido a una mala situación económico-financiera.

Generalmente, lo que se busca con esta operación es ajustar el capital de la sociedad a las necesidades económicas y financieras reales de la compañía.

Se trata de una operación muy controlada por la legislación, debido a que si no se realiza de manera óptima, puede perjudicar a los accionistas y acreedores.

¿Cómo puede llevarse a cabo la reducción de capital social?

La reducción de capital social puede llevarse a cabo mediante tres opciones distintas:

Una reducción del valor nominal de los títulos

Se reduce el valor nominal de los títulos sin alterar la suma total. De esta manera, el total de estos valores será igual a la nueva cifra de capital reducido.

La amortización o eliminación de los títulos

En este caso, se elimina el número de acciones o participaciones necesarias hasta alcanzar la nueva cifra de capital reducido y se le reembolsa el importe al accionista correspondiente.

La agrupación de los títulos

En esta tercera opción, se agrupan varias acciones formando “packs”, los cuales se eliminarán o cambiarán por otros con un nuevo valor nominal.

¿Por qué motivos realizaría una empresa una reducción del capital social?

Pueden existir varios motivos por los cuales una empresa optaría a realizar una reducción del capital social. Aun así, estos son los más habituales:

 Para compensar las pérdidas de la empresa

Si las pérdidas de la empresa producen un desequilibrio entre el patrimonio neto y el capital social, es posible restaurarlo a través de una reducción del capital social.

De este modo puede restablecerse el equilibrio y garantizar de cara a terceros el patrimonio neto de la empresa.

Para dotar la reserva legal

La existencia de la reserva legal de una sociedad es obligatoria y debe suponer como mínimo un 20% del capital social.

Para reducir el capital siguiendo este método, es necesario que las sociedades no cuenten con reservas disponibles.

Para constituir o incrementar las reservas voluntarias

Si la sociedad estima que es necesario constituir o aumentar las reservas, puede reducir el capital social para conseguirlo.

Por ejemplo, para realizar ciertas operaciones societarias es posible que se requiera un importe mínimo de reservas, ya sea por exigencia de la ley o por exigencia de los estatutos de la sociedad.

Esto se trata de un riesgo para los acreedores, ya que cantidades que anteriormente no estaban disponibles pasan a ser reservas voluntarias, es decir, de libre disposición. Por este motivo, se les concede el derecho de oposición a esta operación.

Para devolver el valor de las aportaciones de los socios

Si los socios prefieren recuperar el valor de sus aportaciones sea por el motivo que sea, es posible llevar a cabo esta operación mediante una reducción del capital.

Al tratarse de una reducción real, en las Sociedades Anónimas se reconoce un derecho de oposición a los acreedores, mientras que en una SL los socios afectados responden de manera solidaria entre sí.

Para la condonación de la obligación de realizar aportaciones o desembolsos pendientes

Cuando los socios todavía tienen cantidades pendientes de desembolsar y estas quieren descartarse, es posible descontar la cantidad equivalente a los dividendos pasivos del capital social, y con esta operación la deuda de los socios queda eliminada

En este caso, los acreedores cuentan con el derecho de oposición al tratarse de una reducción real.

 

La reducción del capital de una sociedad puede llegar a ser más compleja de lo que parece, por lo que desde Delvy recomendamos buscar asesoramiento profesional. Si tienes alguna consulta sobre este tipo de operación, no dudes en contactar con nosotros a través de nuestro formulario de contacto o de nuestro correo [email protected].