Concurso de acreedores

Concurso de Acreedores en Startups ¿A dónde va una Startup cuando muere?

“Si un día se muere la empresa, será porque se ha quedado sin caja”.  David González, fundador de Anuntis, en el libro de errores de las startups de Carlos Blanco.

Y, es que no hay muerte más agonizante que la de aquel que se resiste a morir.

Existe un cielo para las startups

Cuando se está intentado arrancar una startup hay que tener muy controlados los flujos de caja. Las tensiones de tesorería pueden hacerte perder el control de tu empresa, pudiendo arrastrarla a una espiral peligrosa que puede acabar en liquidación o concurso de acreedores de la startup.

No hay que esperar a quedarse sin tesorería para tomar decisiones. Ante tensiones de liquidez la empresa tendrá que buscar alternativas rápidas. Aquí dependerá el potencial de la empresa, los recursos a su alcance y la imaginación. Las soluciones podrán ir desde reestructurar el capital vía aumentos de fondos propios, a través de nuevas aportaciones de los socios o entrada nuevos partners estratégicos (ampliación de capital); buscar financiación de entes privados o alternativas públicas tipo las otorgadas por ENISA – CDTI (préstamos participativos); o hasta soluciones más sencillas como renegociar los pagos pendientes a proveedores u otros acreedores financieros,  perseguir pagos de clientes, etc.

Cuando las tensiones persisten sin que se encuentre solución alternativa, resistirse a morir solo puede agravar la situación financiera de su empresa. Esto obligará a incrementar costos para acudir a la vía judicial a través del concurso de acreedores, y el incremento de riesgo jurídico al verse sometidos en pieza de calificación a la posible declaración de culpabilidad o no en el agravamiento de la situación financiera de la empresa.

¿Cómo saber si estoy en causa de concurso de acreedores o puedo acudir a un procedimiento de liquidación?

Según la Ley Concursal, se está en causa de concurso por insolvencia actual si la empresa tiene dificultades o imposibilidad de pagar las obligaciones corrientes. Esto puede ser llegar al tercer mes sin poder pagar las obligaciones tributarias exigibles. ¿De qué obligaciones estamos hablando? Cuotas de la Seguridad Social, salarios e indemnizaciones, retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo, etc.

¿Cuándo se debe solicitar el concurso de acreedores en una startup?

Es necesario enfatizar que el concurso de acreedores no está configurado legalmente como un derecho, sino como un deber, de modo que cuando una empresa entra en insolvencia, debe solicitar la declaración de concurso al juzgado.

La obligación corresponde al órgano de administración de la empresa que cuenta con un período de dos meses desde que se conoce el estado de insolvencia. El incumplimiento de este deber puede dar lugar a la responsabilidad personal de todas las deudas por parte del empresario.

¿Qué ocurre si no se solicita el concurso de acreedores?

La Ley incentiva a los acreedores a instar la declaración de concurso de la sociedad a cambio de privilegios en los créditos que poseen contra la sociedad. Por lo tanto, no presentar el concurso en plazo es una invitación a los acreedores a hacerlo. Asimismo, en caso de concurso necesario, aumenta exponencialmente el riesgo que el mismo sea calificado como culpable. En ese caso se derivan responsabilidades al Administrador u otros personas. En la práctica, esto podría significar responder a título personal de las deudas de la sociedad.

Existen otros escenarios posibles si la sociedad se encuentra en causa de disolución. En ese caso, cabe la posibilidad de que los acreedores presenten demanda de responsabilidad contra el Administrador. También se podrían abrir procedimientos administrativos de derivación de responsabilidad social contra los mismos.

¿Y qué ocurre con los activos intangibles, como la tecnología desarrollada, webs, dominios u otros activos de la startup?

Los activos intangibles que tengan un valor de mercado deberán ser enajenados, mediante subasta o venta directa.

La Ley Concursal no parece poner traba a la posibilidad de que los activos sean adquiridos por sociedades participadas por personas que hayan formado parte de la sociedad, siempre que no suponga fraude de acreedores.

¿Es diferente el concurso de acreedores de una startup?

En cuanto a la tramitación, no hay diferencias entre una startup y una empresa convencional.

No obstante, la naturaleza particular de las startups sí que suscita una serie de singularidades de cara a su proceso concursal. Para entenderlo mejor, citaremos algunos de los rasgos característicos de las startups:

• Son empresas de base tecnológica que comienzan (normalmente) con escaso capital.
• Ejecutan una idea de negocio muy específica.
• Obtienen financiación a través de rondas y préstamos participativos.
• Suelen generar activos intangibles (marcas, tecnología, base de datos, posicionamiento en el mercado, webs, aplicaciones, etc.).

Vistas las anteriores características de una startup, los concursos de acreedores en startups presentan los siguientes rasgos distintivos:

1. Son concursos de acreedores que en su mayoría apuntan a la liquidación de la empresa, y es que generalmente son la consecuencia del fracaso económico del modelo de negocio.
2. Debido a que su financiación no suele ser bancaria, no sufren el problema de los avales personales suscritos por socios o administradores frente a las deudas.
3. Los principales acreedores suelen ser las entidades que han proporcionado financiación mediante préstamos participativos u ordinarios (debe aclararse que los inversores que han participado a cambio de su inversión no son acreedores concursales del valor invertido).
4. El acuerdo no se extiende en el tiempo, ya que una startup no tiene activos (como bienes inmuebles, maquinaria o existencias de ningún tipo) cuya enajenación sea complicada, por lo que el procedimiento es bastante ágil.

Conclusión

Lo importante es actuar con la cabeza fría, saber prever las necesidades financieras de la empresa y no esperar a quedarse sin liquidez para tomar decisiones. Saber soltar lo que el mercado no quiere, es la mejor manera de volver a empezar.

Si tienes dudas o necesitas asesoramiento, contacta con nosotros.

Y para que no te quedes con mal sabor de boca, te animamos a releer este artículo:
10 consejos para ser feliz al crear una startup“.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

CONTACTA CON NOSOTROS

INFORMACIÓN SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS DE DELVY ASESORES, S.L. Finalidades: Facilitarle un medio para que pueda ponerse en contacto con nosotros y contestar a sus solicitudes de información, así como enviarle nuestro boletín comercial y comunicaciones informativas que puedan ser de su interés, incluso por medios electrónicos, en caso de aceptar la casilla correspondiente. Legitimación: Su consentimiento expreso, la ejecución de la relación precontractual o contractual mantenida con usted y el interés legítimo de Delvy. Destinatarios: La información proporcionada podrá ser compartida con nuestra base de datos de almacenamiento y terceros proveedores que nos ayudan en la prestación de los servicios. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como solicitar el acceso, rectificación, limitación, supresión, y/o portabilidad de sus datos en la dirección de correo electrónico [email protected] Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.

DELVY ASESORES, S.L | ABOGADOS BARCELONA | NIF: B-65873473 | Passeig de Gràcia 50, planta 5 | +34 935 185 385 | 08007 BARCELONA | Calle Duque de Rivas, 5 | +34 911 138 698 | 28012 MADRID | [email protected]y.es | Diseño: Roninestudi//