Consejos para emprendedores

10 consejos para ser feliz al crear una startup

Tiempo estimado de lectura [est_time]

¿A quién no le ha pasado nunca que ha creído tener una buena idea de negocio, y se ha ilusionado con su potencial? Pero una vez que la euforia ha pasado, se ha dado cuenta que o bien no sabe cómo hacerlo (porque no tiene ni idea o experiencia en ese sector), o bien le da miedo dedicar demasiado tiempo y dinero a esa locura.

Estos consejos para afrontar tu viaje hacia la creación de una Startup no te vendrán nada mal. A más de uno nos han funcionado y hemos logrado grandes éxitos.

En este artículo te vamos a dar una serie de consejos y advertencias para que puedas afrontar mejor tu decisión. Al final, ser emprendedor no se trata más que de pensar disruptivamente y trabajar por y para ti mismo en beneficio propio y de los demás. Es un modo de vida que se adquiere a base de experiencias y en muchas ocasiones, fracasos.

Cómo crear una startup y no morir en el intento

Nadie te puede enseñar cómo ser emprendedor. No hay universidades, escuelas o cursos donde te enseñen a emprender o a pensar disruptivamente. Eres tú el que debe de ser capaz de determinar que trabajar por y para ti mismo es la mejor de las opciones, a riesgo y cuenta propios y aceptando todas las implicaciones que ello conlleva. Esto significará crear modelos de negocio atípicos, sacrificar la estabilidad que caracteriza trabajar a cuenta ajena, etc.

¡Así que aquí van una serie de consejos que esperamos te puedan servir!

  1. ¡Haz lo que te haga feliz, crea lo que te guste! Sólo hay una vida, así que vive, disfrútala. Y sobre todo, ¡sé feliz haciendo lo que te gusta! Si eso significa levantar un negocio de cero, hazlo. Aunque sea con bajo presupuesto y únicamente con tu capital humano. No hay nada mejor que ser tu propio dueño y trabajar para ti haciendo algo que te gusta. El grado de implicación es máximo y eres tú quien tiene que tomar las decisiones. Quizá no te hagas millonario, pero serás feliz.
  2. ¡Persigue tus sueños! Lucha por ellos, no dejes que nadie ni nada te impida intentarlo. Está fuera de toda duda que va a ser difícil y hasta puede ser que fracases. Pero nadie podrá decirte que no lo intentaste.
  3. Sal de tu zona de confort. Como dijo Albert Einstein una vez, “no esperes resultados distintos si siempre haces lo mismo”. De nuevo en la misma línea, asume riesgos controlados.
  4. Estar dispuesto a destinar tiempo y dinero y fracasar. Como ya hemos dicho, no va a ser fácil. Aprenderás mucho, te enriquecerás personalmente, pero vas a destinar mucho tiempo y recursos, casi siempre tuyos, en hacer que funcione. Y puede ser que no funcione. Desgraciadamente, no existe el éxito asegurado, hay muchísimos factores y puede que acabes fracasando. Pero así es la vida, en aceptar las derrotas y aprender de ellas, de levantarse y seguir intentándolo. No se trata de crear otro Facebook, sino de crear un negocio rentable que aporte un valor añadido a la sociedad y a ti mismo. Y  que te permita vivir dignamente.
  5. No tengas miedo. Canaliza esa incertidumbre en necesidad. Que el miedo a fracasar se convierta en una necesidad de triunfar. Sólo así podrás liberarte de todos los interrogantes y centrarte en lo que de verdad importa: levantar el negocio y luchar por él hasta que triunfes o tengas que renunciar.
  6. Idea un negocio que sea barato de realizar y fácil de hacer, o que no tenga muchos gastos asociados. Si sale mal, habrás perdido poco; pero si sale bien, tu margen de beneficio será más alto. Además, serás atractivo para inversores y posible financiación, ya sea interna o externa.
  7. Piensa disruptivamente. No tengas miedo de pensar auténticas locuras o proyectos que parecen irrealizables o inviables. A veces las mejores ideas salen de este tipo de pensamientos. Seguro que acabarás pivotando en otras líneas más factibles y con mejor salida.
  8. Si puedes trasladar tu negocio o idea a otros países, mejor. Ello significa que tu idea/negocio tiene mucho potencial y recorrido y será atractiva. Si funciona bien y creces, ya sabes con cierta seguridad que puedes replicar el modelo de negocio a otros países con éxito.
  9. Rodéate de buenos profesionales, pero mejores personas. Por supuesto, necesitarás un equipo cuando las cosas vayan bien. O simplemente porque hay ciertos aspectos que no dominas o no tienes conocimientos necesarios. Asegúrate que las personas que se incorporen al proyecto sean buenos profesionales y mejores personas aún. Al fin y al cabo, vas a estar compartiendo con ellos una parte muy importante de tu vida y tu confianza.
  10. Ofrece una solución real a un problema o necesidad real. Intenta marcar la diferencia, solucionar un problema que hayas visto o sufrido o que afecte a una colectividad. Aporta algo de valor a la sociedad y la sociedad te recompensará.

Esperamos que estos consejos te ayuden en tu aventura.

Para consultas legales no dudes en contactarnos a través del email [email protected] o al teléfono 935 185 385.


Y si te ha interesado este artículo, quizás también te gusten…