¿Por qué registrar una marca?

¿Por qué registrar una marca?

¿Por qué registrar una marca?

Cuando se emprende un proyecto, ya sea grande o pequeño, siempre se intenta individualizarlo y surge la necesidad de crear una imagen que lo diferencie de los demás actores comerciales.

Una de las primeras cosas que el emprendedor hace es darle una identidad a su idea o proyecto, es decir, un nombre. Más adelante, crea o encarga a un profesional el diseño de un logo con una determinada tipografía y colores, que se convierte en su signo distintivo a través del cual pretende que sus clientes lo identifiquen. Y así es como nace su Marca.

¿Qué es una marca?

La marca es un signo que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios frente a los productos o servicios de los competidores.

Al registrar una marca en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) adquieres el derecho exclusivo a utilizar ese signo distintivo e impides que terceros puedan utilizar en España esa marca o similares para ofrecer el mismo tipo de producto o servicio.

¿Qué puede ser objeto de una marca?

Podrán, especialmente, constituirse como Marca los siguientes signos o medios:

  1. Las palabras o combinaciones de palabras, incluidas las que sirven para identificar las personas. Por ejemplo, “DULCILIA” para distinguir productos o servicios, o “El Juli” como nombre artístico.
  2. Las imágenes, figuras, símbolos y gráficos, por ejemplo, la representación de un caballo con las patas delanteras en alto que distingue los coches Ferrari, o un cocodrilo para la ropa de vestir de Lacoste.
  3. Las letras, las cifras y sus combinaciones, por ejemplo, BBVA, Licor 43 ó S-3.
  4. Las formas tridimensionales entre las que se incluyen los envoltorios, los envases, la forma del producto o su presentación.
  5. Los sonidos.
  6. Cualquier combinación de los signos o medios que, con carácter enunciativo, se mencionan en los apartados anteriores.

¿Qué tipos de marca existen?

Marcas Denominativas

Las denominaciones arbitrarias o de fantasía. Las razones sociales, seudónimos y nombres propios. Las cifras, letras, etc.

Marcas Gráficas

Los símbolos gráficos, logotipos, dibujos, etc.

Marcas Mixtas

La combinación de elementos denominativos y gráficos.

Marcas Tridimensionales

Los envases y envoltorios, la forma del producto, etc.

Marcas Sonoras

Siempre que dichos sonidos en que consista la marca puedan ser representados gráficamente.

¿En qué se diferencia la Marca del Nombre Comercial y de la Denominación Social?

Hay una confusión con las que nos hemos encontrado en varias ocasiones, que comprende una de tantas dudas que le surgen al emprendedor en los momentos iniciales de su proyecto.

Mucha gente cree que registrando su dominio en Internet o constituyendo su Sociedad bajo determinada denominación social en el Registro Mercantil, su “nombre” quedará automáticamente protegido como Marca. Lo anterior es falso y se trata de un error bastante común, lo cual aclaramos a continuación.

La Marca distingue los productos o servicios de un empresario. Por su parte, el Nombre Comercial es el signo o denominación que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares. Y, finalmente, la Denominación Social es el nombre que identifica a una persona jurídica como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones.

El Nombre Comercial no es preciso que coincida con la Denominación Social y puede elegirse, por tanto, un Nombre Comercial diferente de la Denominación Social. Un ejemplo, reconocido en nuestro entorno, es un fabricante de ropa, cuya Denominación Social es INDITEX, S.A., que tiene como Nombre Comercial para ciertos almacenes de ropa ZARA, y asimismo es titular de muchas otras Marcas.

En el caso de las personas naturales tampoco es necesario que el nombre comercial coincida con su nombre civil (nombre y apellidos), ya que puede elegir como nombre comercial una denominación de fantasía. Por ejemplo, un programador que trabaje como Freelance, puede presentarse y promocionar sus servicios comercialmente en su página web denominada Estudio Web2012.

¿En qué se diferencia la Marca del Nombre de Dominio?

El conflicto entre las marcas y los nombres de dominio plantea un serio problema. Los nombres de dominio son direcciones de Internet que habitualmente se utilizan para hallar sitios Web. Con el paso del tiempo, los nombres de dominio han llegado a convertirse en identificadores comerciales, por lo que a menudo entran en conflicto con las marcas.

El registro de una Marca otorga a la empresa el derecho exclusivo a impedir que terceros comercialicen productos o servicios idénticos o similares con la misma marca o utilizando una marca tan similar que pueda crear confusión. En cambio, registrar un dominio no basta para que se reconozcan estos derechos, pues únicamente nace al realizar el Registro de Marca ante la Oficina de marcas correspondiente (en el caso de España, ante la Oficina Española de Patentes y Marcas – OEPM).

Es fundamental que a la hora de elegir un nombre de dominio, asegurarse que no sea una Marca de otra empresa y aún menos una Marca notoriamente conocida, ya que muchas legislaciones o tribunales nacionales consideran como infracción el registro de la Marca de otra empresa o persona como nombre de dominio, actividad que popularmente se conoce por ocupación ilegal del ciberespacio o “ciberocupación”. Si esto sucede, su empresa podría verse obligada no solo a transferir o invalidar el nombre de dominio sino a pagar una indemnización por daños y perjuicios o una multa elevada.

Por otra parte, si la Marca de su empresa está siendo usada como nombre de dominio o es objeto de “ciberocupación” por otro individuo o empresa, podrá emprender acciones para poner fin a tal uso ilegítimo o impedir que se vulneren los derechos de su empresa. En ese caso puede recurrir a los tribunales o bien ante el sistema de arbitraje establecido por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Información sobre el registro de marcas

Registrar una marca no conlleva un procedimiento administrativo excesivamente complicado. Obviamente hay que conocer cuáles son los requisitos solicitados por las diferentes oficinas (ya sea nacional o comunitario); pero no es a la hora de presentar los diferentes formularios el momento en que más podemos errar, sino al plantear la estrategia de registro.

Para registrar una marca cabe tener en cuenta, como mínimo, los siguientes aspectos:

  • Territorio. Lo más habitual es hacer el registro a nivel español o comunitario. Para marcas de mayor alcance puede ser aconsejable realizar un registro a nivel internacional. No obstante, las tasas se computan país a país y hay que estudiar bien cuáles son las zonas de repercusión.
  • Tipología. Una marca puede ser denominativa (registramos solo el nombre, p . ej. “Nike”), gráfica (registramos un logo, p. ej. el “swoosh” de Nike) o Mixta (combinación de las dos). También podemos registrar marcas olfativas o sonoras, pero solo sería aconsejable en casos muy concretos.
  • Clase. Existen 45 clases de marcas divididas entre clases de producto (de la 1 a la 34) y de servicios (de la 35 a la 45). Muchas veces nos puede resultar obvio en qué clase debemos registrar nuestra marca, pero este es un punto en el que a menudo podemos mejorar nuestra estrategia. Por lo tanto, probablemente de ello dependa el éxito y obtención del título.

Aparte de estas consideraciones formales hay un antes y un después del proceso de registro. Es lo que determinará si tendremos éxito o no consolidar los objetivos que nos hemos marcado.

¿Cuánto cuesta registrar una marca?

Entre las múltiples preguntas que se hace un emprendedor a nivel legal cuando inicia su negocio es la de si vale la pena registrar su marca. Los costes para arrancar son tan elevados y a menudo requieren tanto esfuerzo que los temas “no obligatorios” suelen dejarse para más adelante. Aunque un “más tarde” cuando hablamos de marcas, puede suponer un demasiado tarde.

Antes de decidir si registrar una marca, lo primero que debe tener en cuenta un emprendedor es qué es lo que está vendiendo y cómo lo quiere vender. La marca no da un valor por sí misma, sino que defiende el valor que se ha creado en base a ella. Cuidado, por tanto, con las marcas “de especulación”.

A menudo nos encontramos con casos en los que alguien tiene como objetivo registrar una marca que no utiliza ni pretende utilizar sino que quiere revenderla a alguien que, como hemos dicho antes, ha hecho tarde. Muchos de estos supuestos terminan mal para todas las partes: la especuladora por terminar perdiendo su marca obtenida “de mala fe” tras un largo proceso de falsas negociaciones y la supuesta titular por tener que invertir mucho dinero y esfuerzos por no haber hecho las cosas a tiempo.

Si estamos creando un producto y queremos que sea diferencial deberemos darle un nombre y, si somos cautos, ese nombre debería ser registrado como una marca. ¿Cómo registrar una marca en España? ¿y si el producto ya está registrado o no es registrable porque no es diferencial? Pues en ese caso tal vez no hayamos elegido el nombre apropiado.

Conclusión

El emprendedor se verá constantemente en la necesidad de lograr que su Marca cobre notoriedad en el mercado, para lo cual invertirá muchas horas de trabajo en marketing y publicidad. Por tanto, es sumamente importante proteger esta inversión respecto a la Marca desde los inicios del proyecto.

Nuestra recomendación para todo emprendedor es que proteja sus derechos de propiedad intelectual, mediante el Registro de su Marca ante la Oficina de marcas correspondiente (como, por ejemplo, la OEPM).

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

CONTACTA CON NOSOTROS

INFORMACIÓN SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS DE DELVY ASESORES, S.L. Finalidades: Facilitarle un medio para que pueda ponerse en contacto con nosotros y contestar a sus solicitudes de información, así como enviarle nuestro boletín comercial y comunicaciones informativas que puedan ser de su interés, incluso por medios electrónicos, en caso de aceptar la casilla correspondiente. Legitimación: Su consentimiento expreso, la ejecución de la relación precontractual o contractual mantenida con usted y el interés legítimo de Delvy. Destinatarios: La información proporcionada podrá ser compartida con nuestra base de datos de almacenamiento y terceros proveedores que nos ayudan en la prestación de los servicios. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como solicitar el acceso, rectificación, limitación, supresión, y/o portabilidad de sus datos en la dirección de correo electrónico [email protected] Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.

DELVY ASESORES, S.L | ABOGADOS BARCELONA | NIF: B-65873473 | Passeig de Gràcia 50, planta 5 | +34 935 185 385 | 08007 BARCELONA | Calle Duque de Rivas, 5 | +34 911 138 698 | 28012 MADRID | [email protected] | Diseño: Roninestudi//