Mayoría en el capital no implica el control de la startup

Ante una primera ronda de inversión, hemos notado que, en ciertas ocasiones, el equipo emprendedor suele centrar sus energías en negociar la valoración de la empresa como el punto más crítico de toda la negociación.

Al centrarse en la valoración de la empresa, una de sus principales preocupaciones es la dilución que podrían sufrir con la entrada del inversor con el objetivo de mantener siempre una mayoría significativa en la empresa que les garantice “no perder el control de la sociedad”.

No obstante, en este tipo de negociaciones, creemos que muchas veces los emprendedores suelen pasar por alto un tema muy importante como es el control de la empresa. Mantener la mayoría del porcentaje de capital social de una sociedad que da derecho a voto para la toma de decisiones, no siempre implica tener el control para adoptar cualquier decisión.

En cualquier ronda de ronda de inversión significativa, no es extraño que el inversor exija incluir ciertos mecanismos de control en la toma de decisiones de la empresa. Estos mecanismos de control, pueden variar desde tener un puesto en el consejo de administración, establecer materias reservadas para las que sea necesario la aprobación de un determinado consejero nombrado por el inversor, hasta incluso solicitar directamente un derecho de veto , es decir, que la Junta General de Socios no pueda aprobar determinados acuerdo sin su expreso consentimiento.

Es perfectamente normal y entendible que el inversor tenga un interés en proteger su inversión y llevar cierto seguimiento sobre las decisiones que se toman dentro de la empresa, no obstante, esto no implica necesariamente que controlar todos los aspectos de negocio de la sociedad, debiéndose limitar a evitar situaciones que vulneren claramente sus intereses. El emprendedor debe tener mucho cuidado con este tipo de mecanismos de control, que se incluirá en el pacto de socios de la sociedad, principalmente desde el punto de vista de entender qué tipo de control está cediendo y cómo le puede afectar en el futuro al negocio de la startup o posibles futuras rondas de inversión.

Nuestra recomendación es valorar y analizar todos los puntos críticos que implica la recepción de inversión en cualquier ronda, el emprendedor debe revisar estos aspectos y buscar asesoramiento profesional para que pueda entender cada uno de los mecanismos de control propuestos por el inversor, ya que podría estar entregando el control absoluto del futuro de su empresa. En conclusión, es tan importante valorar lo que estamos recibiendo como lo que estamos perdiendo en nuestra startup. Si tienes cualquier duda al respecto, puedes enviarnos un correo electrónico a [email protected]