Tipos de salida: Good Leaver & Bad Leaver

En el momento de suscribir un contrato con un tercero en el cual se establezca que el profesional deberá prestar servicios para la sociedad durante un período de tiempo (pactos de socios, contratos de stock options, phantom shares etc.), existe el riesgo de que la relación profesional entre las partes se resuelva de forma anticipada.

Además, añadimos un extra de dificultad a la relación contractual si hemos vinculado la prestación del servicio (obligación) a la obtención de una determinada recompensa (stock options, phantom shares, bonus etc.) o bien hemos introducido unas cláusulas de penalización en caso de resolución anticipada del contrato.

¿Qué sucede si se resuelve de forma anticipada el contrato? ¿Tiene las mismas consecuencias que el profesional decida irse voluntariamente a que incumpla sus obligaciones contractuales? ¿Tendrá derecho a recibir su recompensa? ¿La totalidad o sólo una parte? Esto es lo que se conoce en inglés como Good Leaver y Bad Leaver.

Good Leaver vs. Bad Leaver

Para resolver estas preguntas y aplicar una medida justa para las dos partes a la resolución anticipada del contrato suelen establecerse dos tipos de causas de extinción del contrato, las consideradas “Good Leaver” y las consideradas “Bad Leaver”.

Good Leaver son aquellas causas de extinción que no son controladas por parte del profesional como pueden ser la muerte o enfermedad grave o bien aquellas extinciones del contrato por causas no imputables al profesional como podrían ser los despidos declarados improcedentes o el desistimiento unilateral o resolución voluntaria del contrato mercantil por parte de la empresa.

Por el contrario, las causas Bad Leaver serían aquellas atribuibles al profesional como podrían ser la resolución voluntario del contrato mercantil por parte del profesional o la extinción del contrato de trabajo por despido disciplinario declarado procedente.

Las consecuencias para el profesional de una salida Good Leaver serán mucho más favorables que las de una salida Bad Leaver donde normalmente el profesional perdería todos los derechos adquiridos y por adquirir.

No obstante, las causas de extinción y las penalizaciones asociadas deberán personalizarse para cada caso concreto, ya que deberán ajustarse en función del tipo de contrato, del tipo de relación profesional y de las obligaciones que se asuman en el mismo.