¿Qué pasa si mi tienda online incumple la normativa legal?

Las nuevas tecnologías ofrecen numerosas oportunidades de negocio y la opción de vender por Internet resulta muy atractiva para iniciar un negocio de forma rápida y con una inversión relativamente baja. Sin embargo, los emprendedores deben saber que al realizar una actividad de comercio online, deben tener mucho cuidado con el respecto a los derechos de sus potenciales consumidores, así como al derecho de protección de sus datos de carácter personal.

Ya hemos hablado en nuestro blog acerca de los diferentes aspectos que deben tener en cuenta los titulares de tiendas online. En esta ocasión describiremos a través de un ejemplo práctico las consecuencias que pueden acarrear no cumplir con los aspectos jurídicos relacionados con el comercio online y la protección de datos.

Caso Práctico

Dos emprendedores han decidido comercializar a través de Internet un producto X. Para ello contratan a un estudio de diseño para crear la plataforma online y una vez terminada inician su actividad. Previamente, ambos emprendedores optan por constituir una sociedad limitada para ejercer su actividad, en adelante le llamaremos la Empresa A.

Debido a la falta de asesoramiento adecuado, la Empresa A decide copiar de varias páginas webs “similares” a la suya, el Aviso Legal y la Política de Privacidad de la web, pensando que así cubrirán sus obligaciones legales con respecto a estos puntos.

Durante las primeras semanas de actividad se encuentran con un problema de gestión de pedidos y envío de productos, por lo que se atrasan significativamente en el plazo de entrega de sus productos, a pesar que en sus condiciones generales afirman realizar las entregas “en el menor tiempo posible”. Uno de sus clientes insatisfecho por el  trato recibido, llama a la Empresa A indicándoles que quiere devolver el producto. Un empleado atiende al cliente diciéndole que no es posible devolver el producto ya que lo han entregado correctamente. El cliente interpone una reclamación ante la Agencia de Consumo que le corresponde.

Se inicia el procedimiento administrativo y el instructor del caso atribuye a la Empresa A, los siguientes cargos:

  • Incumplimiento de los artículos 10.1.b) y e) y 27.1 a) de la Ley 34/2002 sobre servicios de la información y del comercio electrónico.

El instructor del caso constata que el Aviso Legal de la página web no proporciona información relativa a los datos de inscripción de la Empresa A en el registro mercantil, ni tampoco incluye su Número de Identificación Fiscal.

Dicho cargo es considerado una infracción leve, sancionado por multa de hasta 30.000 euros.

  • Incumplimiento de los artículos 82, 85.3 i 86.7 del RDL 1/2007 de 16 de noviembre, Ley general de los consumidores y usuarios.

Se determina que las condiciones generales de contratación incluyen cláusulas que resultan lesivas o abusivas para el consumidor, por incluir un plazo de tiempo de entrega insuficientemente determinado, pues dice que entregará el producto “en el menor tiempo posible”.

Asimismo, se comprueba que en las condiciones generales de contratación, no se informaba al consumidor acerca de su derecho de desistimiento.

Dicho cargo podría ser considerado una infracción leve o grave, según criterios de riesgo para la salud, posición en el mercado del infractor, cuantía del beneficio obtenido, grado de intencionalidad, gravedad de la alteración social producida, generalización de la infracción y reincidencia, con multas de hasta 3.000 euros o 15.000 euros dependiendo de la gravedad.

  • Incumplimiento del artículo 6 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

Se determina que la página web no cuenta con los mecanismos suficientes para recabar el consentimiento expreso e inequívoco de los usuarios para el tratamiento por parte de la Empresa A de sus datos de carácter personal.

Dicho cargo es considerado como una infracción grave, sancionado por multa de 40.001 hasta 300.000 euros.

  • Incumplimiento de artículo 26 de Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

Al realizar una investigación en la base de datos del Registro General de Protección de Datos de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), se determina que la Empresa A, no notificó a la AEPD de la existencia de un fichero de datos de carácter personal.

Dicho cargo es considerado una infracción leve, sancionado con multa de 900 hasta 40.000 euros.

Conclusión

El caso anterior, pone en evidencia la importancia de que el empresario se asegure de realizar su actividad comercial online, cumpliendo toda la normativa relacionada a la protección del consumidor y protección de datos, ya que una pequeña incidencia puede derivar en sanciones considerables que pueden llegar a poner en riesgo la continuidad de la empresa.

Podemos observar que los emprendedores del caso expuesto pensaron tener cubierto estos puntos por haber hecho una “recopilación” de textos legales de otras páginas webs, sin verificar su legalidad y sin tomar en cuenta las características propias de su actividad, así como omitir las demás obligaciones, por desconocimiento, como la notificación de ficheros ante la AEPD.

Por tanto, nuestra recomendación es tomar muy en serio estas obligaciones, buscar orientación o asesoramiento legal adecuado a su propia actividad y evitar poner en riesgo su actividad empresarial por incumplimiento de normativas legales.