Contrato de Franquicia

Contrato de Franquicia: imprescindibles

Diariamente aumenta el número de empresas que optan por el sistema de franquicia como modelo de crecimiento empresarial para su negocio. Este método tiene como beneficio principal, el desarrollo y expansión de la compañía de una manera rápida y eficaz. El sistema de franquicia funciona gracias a la existencia del contrato de franquicia, “un documento privado suscrito por dos partes, el franquiciador y el franquiciado. En dicho acuerdo, una empresa (el franquiciador) cede a otra (el franquiciado) el derecho a la explotación para comercializar ciertos productos y/o servicios, todo ello a cambio de una contraprestación económica”. El franquiciador, es quien coloca las normas y pautas que garantizarán el crecimiento del negocio.

Es una forma de expansión comercial de mucho éxito, pues permite la rápida introducción del franquiciador al mercado, mediante inversiones limitadas y ofrece al franquiciado el beneficio de montar un negocio más rápidamente.

Tanto el franquiciado como el franquiciador, tienen una relación regulada mediante un documento escrito donde se encuentran una serie de derechos y deberes implícitos en su relación. Este documento es de obligado cumplimiento durante su vigencia.

¿Qué debe incluir un contrato de franquicia?

A continuación, se explican los ítems fundamentales que debe tener todo contrato de franquicia y donde se plasman los elementos esenciales de la relación jurídica:

  1. Identificación de partes

Se identifican a los agentes del contrato. El franquiciador debe ser titular del derecho a licenciar la marca, el franquiciado debe aparecer a título personal además de aparecer en su sociedad. Esto es importante, porque hay que recordar que las franquicias no se dan a una sociedad si no a un empresario.

  1. Información precontractual

En este apartado el franquiciador debe incluir y mencionar toda la información necesaria que ha desarrollado de la franquicia. En otras palabras, debe exponer los datos de identificación: titularidad de la marca, sector de actividad al que pertenece y su descripción, la experiencia de la empresa franquiciadora, delimitar el territorio, precisar las características de la franquicia y su explotación y establecer estructuras de diálogo, entre otros.

En el contrato debe especificarse también todo sobre la marca que se licencia: Qué marca es, en qué clase se licencia, por cuánto tiempo es concedida y quién es el propietario.

  1.            Obligaciones del franquiciado

Esta es una parte relevante del contrato de franquicia, pues el franquiciador debe asegurarse que el franquiciado va a aplicar el modelo de negocio que se ha propuesto. La franquicia no debe inventar ni cambiar. Por tal razón, el franquiciador necesita exigir que el franquiciado y su equipo trabajan igual que los demás.

  1.            Obligaciones del franquiciador

En este apartado se identifican los aspectos a los que se obliga al franquiciador.

En relación con la marca, las obligaciones del franquiciador no se agotan en el momento de perfección del contrato, sino que se extienden durante la vigencia del mismo. Es importante aclarar que, dentro de sus obligaciones en este ámbito, debe estar la de realizar todos los actos jurídicos que se requieran para que los derechos que la marca cedió, conservan la funcionalidad y el valor.

El franquiciador tiene el deber de prestar asistencia y asesoramiento al franquiciado durante toda la vida del contrato de franquicia para realizar la actividad en las condiciones acordadas.

  1.            Pactos de exclusivas

En este punto, se pactan distintas exclusivas de distribución que pueden afectar a ventas, a compras, a territorios, etc. Hay tres tipos de exclusivas:

  •         Exclusivas territoriales o de zona
  •         Exclusivas de suministro
  •         Exclusivas de oferta
  1.            Cláusulas de suministros

En esta sección, se regula cómo el franquiciado va a comprar las mercaderías. Los temas para tener en cuenta son: sistema de pago, frecuencia de pedidos, compra en firme, compra en depósito, sistema de entrega, tratamiento de las devoluciones, actualización de precios e introducción de nuevos productos.

  1.            Duración del contrato  

El contrato de franquicia tiene una duración aproximada entre cinco y diez años, con o sin posibilidad de prórroga o renovación. Lo normal es que se establezca una prórroga automática en los contratos que son inferiores a 10 años de duración.

La posibilidad de pactarse una franquicia por tiempo indefinido es otra opción, en cuyo caso se puede proveer el derecho de denuncia unilateral para las partes.

Respecto a las causas de resolución, el franquiciador tiene la obligación de informarle al franquiciado con mínimo 6 meses de anticipación, su intención de no renovar el contrato. El franquiciado por su lado, no está autorizado a transferir o ceder los derechos del contrato sin previo consentimiento del franquiciador.

Es importante dejar claro que el contrato de franquicia no asegura el éxito del negocio ni la rentabilidad de este.

Contrato de Franquicia

Para terminar, es importante tener claro que el contrato de franquicia debe ser entregado al futuro franquiciado antes de su firma con 20 días de antelación, en cumplimiento de la Ley de Ordenación de Comercio Minorista.

Si estás pensando en realizar un contrato de Franquicia, en Delvy Law & Finance tenemos abogados y economistas dispuestos a asesorarte para solventar las dudas que tengas y ayudarte en lo que necesites.