acuerdos de confidencialidad

¿Qué es el Acuerdo de Confidencialidad o NDA?

El acuerdo de confidencialidad, también referido usualmente como NDA por sus siglas en inglés (non-disclosure agreements), es un mecanismo para garantizar que la información confidencial compartida entre dos o más partes no sea revelada a terceros.

Dependiendo del contexto en que estos acuerdos sean formalizados, pueden tener efectos unilaterales (solo una parte tiene obligación de guardar confidencialidad) o efectos bilaterales (ambas partes tienen obligación de guardar la confidencialidad sobre la información compartida).

Este acuerdo nos permite compartir información de una forma segura ya sea con colaboradores, clientes, proveedores, inversores… Sin embargo, muchos emprendedores cometen el error de identificar al NDA como el mecanismo para proteger su “idea”. No obstante, esta percepción es equivocada, ya que la idea como tal no se puede proteger.

Entonces, ¿cuándo y por qué deberíamos firmar un acuerdo de confidencialidad?

Firmar un acuerdo de confidencialidad o NDA

En primer lugar, un NDA nos servirá si estamos estableciendo una relación comercial, por ejemplo con algún colaborador o partner estratégico a quién le compartiremos información sobre nuestro modelo de negocio y la forma de ejecutar el mismo. Se utilizan cuando se va a compartir una determinada información o documentación de una empresa o de un proyecto relativa a su modelo de negocio, datos financieros, métricas, propiedad intelectual e industrial… La parte que va a compartir esa información la considera relevante y sujeta a confidencialidad, por lo que debe protegerla de la mejor manera.

En estos casos deberemos señalar por qué estamos compartiendo información y con qué objetivo, incluyendo las cláusulas estándares de un NDA. Esto nos garantizará seguridad jurídica al establecer esta relación comercial.

Los acuerdos de confidencialidad ante los inversores

Por otra parte, cuando estamos hablando de negociaciones con inversores, es muy importante recordar que no tiene ningún sentido pedir a inversores que firmen un NDA, sobre todo si es con el objetivo de simplemente presentarles nuestro proyecto, ya que se trata de un típico error amateur que no transmitirá ninguna buena impresión a los inversores.

La razón de lo anterior es muy sencilla y lógica. Los inversores, business angels, fondos de inversión, family office, etc, se dedican profesionalmente a buscar proyectos en los cuales invertir, pasando una parte importante de su tiempo escuchando pitchs de proyectos de diversa naturaleza. Debido a la misma actividad de un inversor, resulta absurdo que se comprometa a escuchar un proyecto con una obligación previa de confidencialidad.

Lo anterior, no quiere decir tampoco que nunca se firmará un acuerdo de confidencialidad con un inversor, ya que nos referimos a la etapa inicial de presentación. La cosa cambia si estamos en una negociación avanzada con un inversor en la que este nos pida información más detallada de nuestra empresa y modelo de negocio, entonces sí tendrá sentido firmar un NDA o un Term Sheet que incluya un acuerdo de confidencialidad.

Contenido del acuerdo de confidencialidad o NDA

La estructura del NDA y el contenido del mismo variará dependiendo de las circunstancias concretas de cada caso y las necesidades particulares del cliente. No obstante, las cláusulas comunes que deberían de contener todos los acuerdos de confidencialidad son las siguientes:

  • Partes: Debemos indicar y definir quiénes son las partes que firmarán el acuerdo, compartirán información y se comprometen a mantener la confidencialidad de la misma.
  • Objeto del acuerdo: Cuál es el objeto de la información confidencial que se pretende proteger, es decir indicar qué información se compartirá y cómo se utilizará.
  • Duración: Las partes deber acordar la vigencia del acuerdo, es decir, el tiempo de su duración.
  • Penalización: Las partes deberán acordar la penalización o sanción que conlleva el incumplimiento del NDA, que debe ser justa y proporcional con el acuerdo y con los daños y perjuicios, pero que tenga un efecto disuasorio para el incumplimiento de la confidencialidad.
  • Resolución: Las partes deberán acordar qué ley y fuero legal le es aplicable al acuerdo, así como las causas que pondrán fin a la vigencia del mismo.
  • Firmas: Finalmente todas las partes deberán firmar el NDA como prueba expresa de conformidad y aceptación de los términos y clausulas reguladas en el acuerdo.

Si tiene alguna consulta o desea solicitar información acerca de nuestros servicios relacionados con los acuerdos de confidencialidad, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a [email protected].