derecho olvido

Derecho al olvido

Es evidente el impacto que tiene Internet en nuestra vida cotidiana, tanto en el aspecto personal como en el profesional, y es que su uso influye sobre nuestra vida privada, de modo que trata, almacena, modifica y muestra información que posiblemente no queramos que sea accesible públicamente de manera indefinida. Es por eso que, a continuación, vamos a responder aquí todas vuestras dudas sobre el derecho al olvido y su regulación en el RGPD.

¿Qué es el Derecho al olvido?

El derecho a ser olvidado en Internet es uno de los mecanismos introducidos por el RGPD con el propósito de otorgar un mayor control y protección a los ciudadanos sobre sus datos personales. Este derecho facilita que la parte interesada pueda requerir que sus datos personales sean eliminados y/o que no exista ningún rastro de ellos en la red.

Asimismo, permite a la parte interesada que, inicialmente ha dado su consentimiento para el procesamiento de sus datos, revocarlos y solicitar que estos sean eliminados.

En otras palabras, se puede exigir que se elimine toda la información personal de un usuario en Internet especialmente cuando agreda contra el derecho al honor, a la intimidad o a la propia imagen.  Asimismo, el usuario puede solicitar la eliminación de las bases de datos del responsable del tratamiento, cuando considere que sus datos ya resultan obsoletos.

Normativa
  • REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento General de Protección de Datos – RGPD).
  • LEY ORGÁNICA 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD).

Diferencias entre el derecho al olvido y el derecho de supresión

Debido a que los efectos del ejercicio de ambos derechos pueden confundirse en muchos casos, hemos considerado adecuado hacer una diferenciación, y es que a pesar de ser complementarios en muchas situaciones, siguen siendo dos conceptos diferentes.

Derecho de supresión

El RGPD regula este derecho como una expresión de consentimiento, dicho de otra manera, permite revocar el consentimiento previamente otorgado. Esto es, solicitar a las empresas que eliminen el conjunto de datos personales de los que se es titular y que obran en su poder.

Por consiguiente, se podrá requerir la eliminación de cualquier dato personal mediante solicitud directa a la persona responsable, esto no implica únicamente los datos almacenados en Internet o en un buscador, sino cualquier dato de cualquier empresa con la que se haya mantenido relación en el pasado.

Derecho al olvido

El derecho al olvido es la expresión del derecho de supresión aplicado específicamente a los motores de búsqueda en Internet. Como hemos mencionado anteriormente, esto se traduce en el derecho a evitar la divulgación de datos o información personal a través de Internet cuando su publicación no cumple con los principios de adecuación y pertinencia establecidos en la norma.

El usuario afectado podrá solicitar la moderación de la difusión universal e ilimitada de sus datos personales en los motores de búsqueda de toda aquella información errónea, obsoleta o carente de cualquier relevancia informativa o de interés público. No hace falta decir que, esto se aplica indistintamente para publicaciones legítimas, como boletines oficiales o artículos en los medios.

Es importante aclarar que la ejecución de este derecho no suprime la página web donde está contenida la información, sino que sus efectos están dirigidos exclusivamente al buscador de Internet. La página web con la información seguirá existiendo, pero no podrá estar relacionada de ninguna manera con los datos personales de la parte interesada ya que, al buscar su nombre u otros aspectos personales, el navegador no lo remitirá a dicha página donde está contenida la información que ha sido requerida para su olvido.

¿Quién puede ejercer estos derechos?

Tanto el derecho al olvido como el de la supresión, así como cualquier otro derecho en materia de protección de datos, es un derecho cuyo ejercicio es personal, lo que significa que solo puede ser ejercido por el titular de los mismos.

Cualquier persona física puede solicitar que su información sea eliminada de Internet. No obstante, en ciertos casos, si se trata de información de interés público o no obsoleta, dicha información no podrá ser retirada, ya que según la persona que lo solicite en determinados casos por su trabajo o profesión, habrá perdido ese terreno “privado” que le da derecho y le permite requerir la retirada de información, ya que el ser un personaje público choca con el derecho a la información que tienen los medios de comunicación, por ejemplo.

En cuánto tiempo desaparece la información de la red

Cualquier solicitud deberá ser respondida en un plazo máximo de un mes desde el momento de recepción de la solicitud, pudiendo extenderse si el requerimiento es complejo o si se tienen que realizar una gran cantidad de solicitudes en el mismo período.

En este caso, el usuario siempre deberá estar informado de las causas del retraso en la respuesta.

¿Qué sucede si no contesto?

Si no se cumplen los derechos de las partes interesadas, concorde al RGPD, estaríamos cometiendo una infracción grave que podría ocasionar multas de hasta 20 millones de euros, o en caso de que el incumplimiento lo estuviese realizando una empresa, podría representar un máximo del 4% de la facturación global anual del ejercicio anterior.

Si tu empresa necesita asesoramiento en materia de protección de datos o la nueva ley de cookies 2020, así como en otros temas legales que puedan estar relacionados con el mundo de las startups, estamos a tu completa disposición. Puedes contactar con nosotros mediante el formulario de contacto, a través del teléfono (+34) 93 518 53 85 o por email.