competencia desleal

¿Qué es la competencia desleal?

La competencia desleal es una práctica en la que una empresa pretende obtener de manera ilícita una gran ventaja competitiva frente a un competidor. Esta competencia ilícita se puede presentar de maneras muy diversas y por esto requiere un estudio en profundidad y una regulación específica.

Está prohibida y regulada por la Ley de Competencia Desleal, Ley 3/1991 (LCD), en la que se señalan los conceptos que son objeto de considerarse como competencia desleal y marca los límites y supuestos para su aplicación.

Aspectos importantes sobre la Ley de Competencia Desleal (LCD)

La LCD tiene como fin proteger a las empresas y personas que actúan en el mercado, siendo esta una condición indispensable. La mencionada Ley, prohíbe todas aquellas acciones fuera del marco de la buena fe que puedan afectar al comportamiento económico de los consumidores y tengan trascendencia externa.

Actos y prácticas consideradas competencia desleal

  1. Engaño

Los actos de engaño incluyen todas las manifestaciones que contengan información falsa o que, a pesar de contener información veraz, puedan producir un error al receptor de la acción. Por ejemplo, se considera competencia desleal cuando el engaño incide sobre la naturaleza del bien o servicio, sus características principales o su precio, entre muchos otros aspectos.

  1. Confusión

En los actos de confusión se incluye todo tipo de acciones que pretendan asociar el servicio prestado con el de otro agente del mercado (competidor), haciendo pensar al consumidor que la actividad prestada está desempeñada por el tercero.

  1. Omisión engañosa

Ocultar elementos informativos que determinan el comportamiento del consumidor es un acto de omisión engañosa. Por ejemplo, evitar informar de elementos negativos relevantes, aunque se sanciona del mismo la ambigüedad o la información mostrada es confusa.

  1. Agresividad

Se considera una práctica agresiva cuando se coarta la libertad del consumidor, como por ejemplo: persecución, coacción, uso de fuerza o el uso de la influencia como factores que alteran la decisión del consumidor.  

Para considerar desleal una práctica agresiva, se deben determinar las características y circunstancias que determinan la susceptibilidad del individuo, como el momento y lugar en el que tienen lugar los hechos, el tipo de lenguaje empleado, determinadas circunstancias particulares (graves) que conlleve el lucro de un tercero, etc.

  1. Denigración

Los actos de denigración incluyen aquellos actos en los que un prestador de un servicio menosprecie a un tercero, siempre con la intención de favorecer a sus propios intereses y, por tanto, conseguir afectar a la decisión final del consumidor. También se considerará acto de denigración cuando las afirmaciones de la competencia tengan como objetivo el contexto personal del afectado.

  1. Imitación y explotación de la reputación ajena

Se considera competencia desleal todo acto de imitación que lleve a cabo acciones que supongan un aprovechamiento indebido de la reputación de un tercero y, por lo tanto, pueda significar un lucro por el esfuerzo ajeno. Se considerará desleal, todo acto de imitación que vulnere la exclusividad o genere falsa asociación, además de que las acciones pudieran suponer un aprovechamiento del entramado comercial de un tercero.

  1. Violación de secretos

Se considera desleal la explotación de secretos de un tercero, ya sean comerciales o industriales. A pesar de haber accedido a los secretos lícitamente, se considerará una violación de los secretos siempre que no se cuente con autorización para explotarlos. La protección a los secretos empresariales ha sido reforzada con la introducción de la nueva Ley 1/2019 de Secretos Empresariales.

  1. Violación de normas

Toda empresa está sujeta a la ley, por lo que incumplirla activará los mecanismos administrativos y penales oportunos. Cuando esta violación de normas otorgue una ventaja competitiva significativa, se deberá considerar además como acto de competencia desleal.

  1. Venta a pérdida o inducción al error

La Ley de Competencia Desleal prohíbe establecer precios por debajo de su precio de adquisición. A pesar de que la fijación de precios es libre, estos actos podrían inducir al error del nivel de precios del sector o incluso desacreditar otros establecimientos.

  1. Publicidad ilícita

Si se realiza un acto que se pueda considerar publicidad ilícita establecido por la Ley General de Publicidad, también puede considerarse como competencia desleal según la LCD.

¿La publicidad comparativa es considerada competencia desleal?

La publicidad comparativa está permitida en España, siempre que se ejecute dentro de unos límites y no concurra en otras prácticas vistas anteriormente como por ejemplo la denigración. Se considerará competencia desleal, aquella publicidad comparativa en la que los servicios o productos no tengan el mismo objetivo comercial o la comparación mostrada no sea verificable.

 

Si todavía tienes dudas o deseas solicitar información acerca de nuestros servicios relacionados con la competencia desleal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o enviando un correo electrónico a [email protected].